21 de noviembre de 2008

El arte de amargarse la vida

Por muy bien que vayan las cosas, siempre habrá alguien empeñado en encontrar su lado negativo.
Son los pesimistas insistentes, expertos en desempeñar un papel de víctima que, en muchas ocasiones les reporta beneficios.

Cualquiera puede llevar una vida amargada, es fácil. Motivos va a encontrar a cada paso. Pero estropearse la vida a propósito es un arte que se aprende, no basta con tener experiencia personal con un par de contratiempos.

Quienes se empeñan en ver el lado negativo, en ser infelices suelen, además, amargar la vida de los que tienen al lado, especialmente si son menores o dependen emocionalmente de la persona insatisfecha.

Te sorprendería saber la cantidad de personas que trato a diario, en mis cursos y talleres, que son amargadas y sin embargo "tienen todo lo que se necesita para ser felices". Quizás no se lo permitan porque fueron educados en el concepto de que la felicidad tiene un alto costo; quizás porque a fuerza de ser negativos todo les va mal y por supuesto (porque se retroalimentan) nunca tienen nada bueno; quizás porque piensan que no se lo merecen.
Cuando se ha tenido una experiencia desagradable, ésta suele amarrarnos al pasado de manera muy sólida y por otra parte nos inhibe el futuro porque nos condiciona y atemoriza. En consecuencia ningún tiempo es bueno.
Dará igual cómo vayan las cosas realmente, si hay predisposición a no disfrutar de ellas nos harán desgraciados.
Si observas notarás que los candidatos a amargarse la vida han asumido desempeñar el papel de víctimas en sus relaciones con los demás. Algunos especialistas llaman "triángulo dramático" a una forma de comunicación interpersonal en la que se asumen tres roles. Son formas de captar la energía y la atención ajena.
Se puede ser perseguidor: es aquel que siempre hace de malo, que interroga, un listo que lo sabe todo y se encarga de castigar a los que se equivocan.
Se puede ser salvador, si siempre se busca que le reconozcan su papel bondadoso y subliminalmente está pasando facturas de todo cuanto hace.
Se es víctima cuando la postura para sobrevivir es dar pena. Los que se adjudican esta personalidad captan la atención de todos desde el sufrimiento y llegan a padecer verdaderas enfermedades para tener a todos pendientes.
Todos estamos, en muchas ocasiones, de alguna manera metidos en estos triángulos y la tiranía de las víctimas puede mostrarnos que el arte de amargarse la vida puede llegar a mover montañas.
Seguramente en tu entorno has ya identificado alguna "víctima" que te hace la vida imposible con sus quejas y lamentos, generando en ti culpas y remordimientos. Es bueno detectar estos comportamientos para empezar a no dar tanta trascendencia a esas personas y sus estrategias.
Evita convertirte en una de ellas y busca siempre el lado positivo de las cosas. Te aseguro que lo tiene.
Muchas veces la vida nos somete a situaciones dolorosas en las cuales es difícil ser positivo. Pero frente a esos acontecimientos en los cuales tu voluntad y tu deseo no tienen participación, porque en el fondo la vida es como debe ser, la única libertad que tienes es decidir cómo lo vas a tomar.
El hecho no va a cambiar pero sí puede hacerlo la forma en como tú lo tomes.
Cambia tu moneda de la vida y pon hacia arriba la cara que dice: Actitud Mental Positiva. Te dará múltiples ventajas.

Dra. Roma Bettoni

Conjurado por Betty


4 comentarios:

  1. Ah no, yo de pesimista nada. A toda vivencia o transición le meto onda.

    Soy de las que creen que hay qeu ver el vaso medio lleno y no vacío.

    ResponderEliminar
  2. Caro: comparto tu punto de vista, siempre, pero siempre...el vaso medio lleno.
    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Yo podré ser muchas cosas pero amargada no.

    Amarga si.Soy amarga con quienes no me banco.

    ResponderEliminar
  4. yo por suerte soy muuuuuuy alegre.
    soy todo optimismo. aunque a veces
    siempre suceden cosas que te tiran el animo abajo. pero lucho contra eso. segun mis amistades
    soy un cago de risa, siempre dicen
    que adonde estoy se la pasa bomba.
    por suerte....................

    ResponderEliminar

Namasté!!