7 de noviembre de 2008

¿En qué se fijan los hombres?

¿Primero la cara o la cola?

Los hombres tienen criterios similares a los de una mujer. Como sabemos la primera impresión es totalmente visual. En ambos sexos lo primero que atrae es el físico y la cara de una persona. Y eso les importa muchísimo.

Aunque muchos de los hombres lo disimulen, si la mujer tiene un mal físico o parece descuidada, lo primero que generará será un rechazo.

Hay quienes les dan más importancia a la cara que al resto del cuerpo. Esta clase de hombres argumenta que en la cara de una mujer se concentra la mirada, la sonrisa. En síntesis, la expresión de una mujer.

Pero ¿por qué cuando una camina por la calle nota que los hombres lo primero que miran es la cola de las chicas y luego su cara?
Últimamente se convirtió en símbolo sexual la cola de las mujeres. Es lo primero en lo que muchos hombres se fijan hoy en día. De ahí también la obsesión de ellas por verse cada día más lindas “de cuerpo entero”.

Pero cuando a un hombre soltero se le pregunta qué es lo que busca en una chica, siempre tienden a responder que sea buena compañera, inteligente, madura, independiente, etc. y recién después aluden a la parte física. Cuando en realidad es lo contrario.

Muchos especialistas piensan que a partir del aspecto físico de una mujer los hombres tienden a conjeturar acerca de la vida de la misma.
Por ejemplo, si ven a una mujer gorda, enseguida asocian que la vida de esa mujer es triste, que son proclives a la enfermedad, inestables, etc. cuando ni siquiera le dijeron hola.

¿Dependientes o no?

Quizás tiempo atrás los deseos de los hombres eran otros, pero hoy en día la mayoría busca mujeres que tengan proyectos propios y que no dependan exclusivamente de ellos. Sienten cierto rechazo hacia las mujeres que buscan ser mantenidas por el resto de sus vidas.

Pero muchos también se contradicen al decir que además tienen que ser muy buenas amas de casa, cocineras y madres. En realidad parecen buscar súper mujeres que puedan hacer todo y bien.

Los hombres que no se fijan en lo estético son los menos.
Por ejemplo, una tendencia que se da en los hombres infieles es que justifican el engaño diciendo que sus esposas descuidaron su aspecto físico.
Por otro lado, jamás mencionan la parte interior de ellas pero muchos dicen que vuelven porque no podrían encontrar una mujer tan buena como ellas.

De vuelta con mamá... ¿y con la histeria?

Otra tendencia es buscar a la propia madre en la mujer con la que quieren compartir el resto de sus vidas. Siempre buscan cierta protección y cariño en ellas. La mayoría de estos hombres son los que perdieron a sus madres muy jóvenes o los que durante sus vidas estuvieron sobreprotegidos por ellas.

Otro mal de que se acusa a las mujeres es la histeria. Según la mayoría de los hombres todas las mujeres tienen un cierto grado de histeria. Nunca nada les viene bien. Y eso suele generar cierto rechazo.

Pero, por otro lado, muchos hombres en realidad buscan lo inalcanzable, las mujeres que se hacen desear, y sienten que si las consiguen habrán llegado a lo más alto en materia sexual, aunque siempre encuentren un “blanco” nuevo a cual apuntarle.

Santa y descarriada

Igualmente, por más vueltas que se le dé al tema, siempre lo físico está un paso adelante. Los hombres se excitan con lo que ven. Hay algunos con más o menos disimulo pero siempre miran las piernas, colas, escotes, labios, ojos, etc. de las mujeres.

Otra condición que buscan ellos es que sean “salvajes” y desinhibidas a la hora de tener sexo.

Pero a su vez buscan que en la calle se comporten como unas verdaderas señoras. Si llegan a ver que sus mujeres seducen tanto en la vida pública como en la vida privada, eso puede llegar a ser un motivo de separación.

Muchos hombres prefieren también a las más “feítas” ya que creen que estas son las más decididas a la hora de tener relaciones, que siempre van al frente, y que son las que más se erotizan.

¿Son todos iguales?

Sin embargo, siempre es malo generalizar. Todavía existen hombres que buscan otras cosas en las mujeres. Como el compañerismo, el compartir proyectos, etc. En el compartir está la base de toda pareja, pues sin esto es casi imposible que la misma funcione.

También todo varía según la edad que tenga el hombre. Los más jóvenes se fijan principalmente en lo físico, pero a medida que crecen -si bien lo físico siempre estará presente- el “ser” interior comenzará a tomar más valor.

Por eso es imposible establecer un arquetipo de hombre. Existen hombres, como también mujeres, con gustos muy distintos. Que a veces dependen de cada individuo y otras de la sociedad en donde vive y de la época.

En síntesis los gustos difieren mucho de un hombre a otro. Es muy difícil establecer por qué uno se enamora de una mujer. Muchas veces influirá lo físico pero otras también influye la persona en sí.
Por ejemplo, a muchos hombres los intimida que una mujer sea encaradora o extrovertida, y en cambio otros se la pasan esperando por esa mujer que los pare por la calle y les diga que quiere hacer el amor con él.

Fuente: La Web

Conjurado por Betty

9 comentarios:

  1. Son estereotipos, pero....

    A los hombres se los tiene por la cama y se los retiene por la panza.
    Según la decada de edad que viva el hombre, le dará mas o menos importancia a ambas, comida y sessso.
    A los veinte elegirán el sexo, a los cuarenta una buena milanesa con fritas y sesso después y a los sesenta le será mas importante comer bien...
    Pero como vienen las mujeres hoy, ésto tambien puede aplicarse a ellas ya que he visto el estereotipo deseado por mujeres de "hombre cocinero", luego amante.

    Es unisex.

    ResponderEliminar
  2. Barbaro, me encanto lo que escribiste... ante un opinion de hombre, te voy hacer caso... ESTOY APRENIENDO A COCINAR JEJEJE... besitos

    ResponderEliminar
  3. buen día bárbaro:
    sabes que, estoy de acuerdo con vos, creo que todo va de acuerdo a la edad que se tenga, ni mas ni menos, y una cosa si es cierta, como me gustaría tener un marido cocinero!!!!
    ajajajajajaj
    gracias por visitar a las brujas!

    ResponderEliminar
  4. Yo lo miro según para que lo quiera,es decir,si quiero un paisaje para disfrutar con la mirada miro toda la carcaza,pero si quiero algo más empiezo por la mirada y el balero y de ahí vamos a la vista panorámica.
    Tampoco un adefesio,sentiende?

    ResponderEliminar
  5. voy para atras con lo de la comida odio cocinar aunque lo hago me tendre que esforzar mas en la cama ?

    ResponderEliminar
  6. Evidentemente ni yo ni maridete entramos en el tema de la comida porque aca el chef es él. Yo quemo hasta la pava para hacerme mate

    ResponderEliminar
  7. Bueno, yo físicamente he cambiado, no soy el Gato Dumas pero me defiendo bastante bien y así vamos para 10 años con Ale.

    Igual, de un tipo siempre miro los ojos, la mirada, lo demás va saliendo solito.

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Dice la nota: [u]"Pero ¿por qué cuando una camina por la calle nota que los hombres lo primero que miran es la cola de las chicas y luego su cara?"[/u] Creí que siempre se miraba la cara y después la cola, cuando uno se cruza con la chica. Le encontré la solución por Florida: les miré las colas y después, me les adelanté y me dí vuelta y así les vi la cara en segundo término.
    Mucho calor. Pero era correcta su afirmación.
    Dicen varias antecesoras que la mirada resulta muy importante. Si no véanla a la presidentA. Entonces, ¿todos los ciegos deberían estar solos? No, no ocurre esto: los ciegos se pueden bancar a cualquier bagayos, total...
    Ojos que no ven...

    ResponderEliminar
  9. Creo que todos pretenden mucho y después agarran lo que pueden...

    ResponderEliminar

Namasté!!