29 de noviembre de 2008

Mujeres famosas: María Antonieta

Nació en Viena, Austria, el 2 de noviembre de 1755; murió en París, Francia, el 16 de octubre de 1793.

Fue la décimo quinta hija del emperador Francisco I y de María Teresa de Austria, por lo que su infancia transcurrió en la esplendorosa corte de Schonbrunn, donde tuvo afamados maestros de danza y música, como Cristobal Wilibaldi Gluck.

Con la finalidad de estrechar lazos políticos entre Austria y Francia, sus padres la casan a los 15 años con Luis XVI, quien llegaría a ser rey de Francia. Las nupcias se celebraron el 16 de mayo de 1770; sin embargo, María Antonieta nunca se sintió enamorada, a pesar de que se conocían desde niños. También se sabe que el matrimonio se consumó, con obvios fines de procreación, tres años después de que él subió al trono, en 1774.

Tuvieron tres hijos: en 1778 nace María Teresa (una mujer no podía heredar el trono); en 1781 viene al mundo el primer delfín, Luis Xavier, quien muere a los ocho años. En 1785 nace Luis XVII.

María Antonieta de muchas maneras favoreció los intereses de Austria; se hacía acompañar exclusivamente de damas austriacas, lo que le ganó la animadversión de la familia de su marido y del círculo político francés.

Se le acusó de tener un gran número de amantes, pero la historia no ha comprobado ninguno. Incluso el más nombrado y considerado por ella como "el más amado y cariñoso de los hombres", el conde Axel de Fersen, se contentó con ser su amigo incondicional y escudero, aunque nunca pudo ocultar la pasión que ella le inspiraba.

María Antonieta tenía delirio por los lujos, las fiestas, la ropa suntuosa y el dinero, lo cual le valió el sobrenombre de Madame Déficit, y se ganó a pulso el repudio del pueblo francés que moría de hambre.

Mantenía relaciones con la nobleza de gobiernos extranjeros y se vio involucrada en varios escándalos de la corte; su reputación se vio seriamente deteriorada. Era una mujer fuerte, tanto que el conde de Mirabeau alguna vez dijo sin tapujos: "El único hombre que hay en la corte de Luis XVI es su esposa...".

Los liberales encabezados por La Fayette intentaron convencer a María Antonieta de que firmara la nueva Constitución, pero ella, reacia a las reformas, se opuso a lo que denominó "una sarta de sandeces", porque despojaba de todos los privilegios a la nobleza.
Ante la inminente Revolución, María Antonieta convenció a Luis XVI de que no cediera y entabló relaciones con gobiernos extranjeros para intentar frenar al pueblo, sin éxito. La familia real trató de huir en una calesa, pero fue devuelta a París. Se cuenta que el sufrimiento de la reina fue tal que sus cabellos se blanquearon al punto que parecía una anciana. El rey fue destituido y su familia llevada a la cárcel del Temple.

El 21 de enero de 1793 Luis XVI fue ejecutado. María Antonieta, ahora viuda Capeto, como groseramente le llama el populacho, fue encerrada en la conserjería y separada de sus hijos por más de ocho meses. Se dice que fue sometida a todo tipo de vejaciones, dado que los revolucionarios querían que sufriera en carne propia las privaciones que el pueblo había vivido bajo su reinado. Antiguos amigos y servidores de la reina intentaron liberarla en varias ocasiones, pero fallaron en su afán.

Su hijo Luis XVII fue entregado en 1793 a la familia Simon, pero dos años después el chico murió por falta de cuidados y alimentación. Tenía diez años y fue enterrado en secreto.

El 14 de octubre de 1793, María Antonieta comparece ante el tribunal revolucionario junto con sus abogados. Es acusada por el fiscal de haber mantenido relaciones incestuosas con su hijo; en su defensa sólo dijo que apelaba a los sentimientos de todas las madres allí presentes. Fue acusada también de conspirar con las potencias extranjeras en contra de Francia.

Dos días después, vestida con un modesto sayal y totalmente envejecida a sus 38 años, fue conducida en una carreta a la guillotina, donde fue decapitada. Asombró a los espectadores el orgullo con el que se presentó ante el verdugo.

Conjurado por Betty

6 comentarios:

  1. Impresionante, Betty.
    Buenos días!

    ResponderEliminar
  2. Vivio 38 años como si hubieran sido 90,que barbaro.-

    ResponderEliminar
  3. yo lei la vida de maria antonieta, es apasionante.

    ResponderEliminar
  4. QUE VIDA MAS TRISTE,BARBARIE......

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las biografías de mujeres fuertes. Ana pasame el nombre del libro y el autor, si te acordás porque me gustaría leerlo.

    ResponderEliminar
  6. Como dijo la Gallega: Épocas de barbarie.

    ResponderEliminar

Namasté!!