17 de noviembre de 2008

Padres autoritarios, ¿hijos violentos?


Recientemente, como una moda que se expande exponencialmente, la cantidad de actos de violencia cometidos por adolescentes y pre-adolescentes ha comenzado a aumentar, destruyendo cierta burbuja de seguridad en familias y comunidades por igual.

Y, por supuesto, la primer pregunta que se nos presenta en estas circunstancias es el por que de los mismos.
¿Por qué esta necesidad violenta por parte de la parte más joven de nuestra sociedad? ¿Qué impulsa al ataque contra familia, amigos y extraños?

Las razones no son simples ni fáciles de explicar (y menos aún de entender) pero una circunstancia básica que lleva a estas actitudes (lo que realmente tiene mucho sentido, si lo pensamos un poco) es que las practicas actuales de cuidado infantil violan muchos de los derechos de los niños, ya que se basan en conductas autoritarias que son, indudablemente, emocional y físicamente abusivas.

Los chicos simplemente se están rebelando contra estas actitudes y esta injusticia que les presenta el sistema, usando la misma conducta que les ha sido aplicada: violencia física y emocional.

Conductas Autoritarias

¿Qué son las conductas autoritarias?
Son conductas que buscan manipular y controlar a través del dolor y la humillación.

Incluyen, entre otras cosas, generar culpa, pena, vergüenza, dar sermones, predicar, moralinas, acusaciones, ridiculizaciones, evaluaciones morales y de conducta, encasillamientos, etiquetamientos, amenazas, juzgamientos y castigos injustificados o desmesurados.

Estas conductas no respetan los derechos del niño y, aún peor, generan en el receptor una pérdida de coraje, dignidad, creatividad y autoestima.
Crisis

La delincuencia juvenil aumenta constantemente, pero no lo hace en soledad. También lo hacen la depresión entre los jóvenes y los problemas psicológicos. Estos son claros signos de una crisis en la juventud.

Según estudios psicológicos, la violencia, depresión, y hasta la bulimia y la anorexia se relacionan directamente con la agresividad verbal y/o física de los padres durante la educación.

Está probado que la mayor parte de los adolescentes y pre-adolescentes con problemas en estas y otras áreas, han sufrido del abuso verbal y la agresión de sus padres, quienes les levantaban la voz o les gritaban enfurecidos, sin motivo y en forma repetida.

Considerando que este es el tipo de comportamiento con el que estos chicos se criaron, ¿puede alguien sorprenderse de que ellos, a su vez, los repitan al crecer?

Lamentablemente, estas conductas autoritarias que parecen indefectiblemente conducir a esta profunda crisis, están profundamente arraigadas en la sociedad en que vivimos.

Hay lugares en el mundo donde el castigo corporal en las escuelas todavía está permitido (entendiéndose castigo corporal como golpes de cualquier tipo, directamente sobre el cuerpo).

El castigo corporal busca controlar la conducta de los chicos a través del miedo al dolor y, aún más, del miedo a la humillación. No es la mejor forma de formar adultos sanos y calmos, ni de inculcar amor por el establecimiento escolar y las instituciones formativas.

¿Qué hacer?

La respuesta puede parecer obvia, pero no todos parecen entenderlo: es necesario cambiar estas conductas autoritarias como forma de control y educación de nuestros hijos.

Haciendo esto, se pondrá un punto final no solo al abuso que ellos sufren, sino también a buena parte de la violencia juvenil que ellas mismas generan y buscan evitar.

Debemos eliminarlas y reemplazarlas con una comunicación honesta y abierta, amigable, que permita establecer líneas de conducta basadas no en el miedo y la desesperación por evitar un castigo o humillación, sino en un entendimiento responsable de lo correcto y lo incorrecto.

Autor: Viviana Vergara

Conjurado por Betty


11 comentarios:

  1. mis viejos eran muy autoritarios,
    son, pero yo soy muuuuuuuuuuuy
    buena. pasa en particular no en gneral.
    mi vieja me cagaba a palos, y yo nunca toque un pelo de mis hijos.

    ResponderEliminar
  2. Ana: si es verdad lo que decis, muchas veces tratamos de ser con nuestros hijos, mejor de lo que fueron nuestros padres con nosotros, tratamos de no repetir historias;lamentablemente, muchas veces no pasa lo mismo

    ResponderEliminar
  3. A mi me molieron a palos y nunca me dieron una charla (así salí)
    A la Mini primero se le habla,luego se le sigue hablando y si se da,le hablamos un poco más,si todo falla le gritamos, pero, a veces se le han dado chirlos en la cola para que se le pasen los ataques pironchescos.

    ResponderEliminar
  4. ataques "pironchescos"???
    seran los mismos que le daban a mis hijas??? (se llevan 20 meses)y generalmente el ataque les daba a las dos juntas...mi Dios!!!!
    si me habré aguantado las ganas de extrangularlas!!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad a mi mis viejos nunca me pusieron un dedo encima. Si me pongo a pensar como me criaron, siempre me pusieron limites claros y las pocas veces que me castigaron era del tipo: no ver tele, no ir a cumple, etc. Asi sali!!!!!! jajajajjaa

    ResponderEliminar
  6. Cintia: claaaaaaaaaaaro y despues andas por ahi criticando a tu pobre madre!!!
    que ingratos son los hijos!!!!!!!!!

    (esto tambien se lo digo a las mias, ajajajajaj)

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. jajjaja Betty, una cosa no quita la otra: es una gran mujer mi madre, pero sabe ser flor de shegua tambien!!! Sera por eso que la adoro tanto que a veces me dan ganas de destriparla!!!

    ResponderEliminar
  9. Con mi hijo se me fué la mano un par de veces, hasta que comprendí que lo hacía desde mi propia impotencia, sin lograr nada positivo. Fué mi propio "nunca más".

    ResponderEliminar
  10. si betty es asi como decis, ni una palabra mas ni una menos.

    tenia 8 años y me repetia: nunca les voy a pegar a mis hijos!!!!!
    con 8 años, lo tengo totalmente grabado. (y analizado)

    ResponderEliminar
  11. Mis padres eran y son de hablame mucho pero nunca me pusieron una mano encima. Es más nunca me castigaron con no poder ir algún lado,ver tv,etc.
    No tengo por esa parte nada que reprocharles, al contrario.

    ResponderEliminar

Namasté!!