27 de junio de 2009

Abre tus brazos


Debemos entregar y sentir amor, pero también gozar
del cariño de los demás por lo tanto, no te alejes
de las personas que te quieren ni levantes un muro
entre ti y el mundo, deja que te expresen su afecto
y te sentirás arropado(a) por los lazos del amor.

Aprende a dejarte querer. A menudo pensamos que nadie
nos quiere, pero a veces no dejamos que nos lo manifiesten.

Un buen ejercicio para aprender a recibir las muestras
de cariño consiste en situarte frente al espejo
y repetir en voz alta cuanto te quieres.

Solicita ayuda.
Todos precisamos ayuda en algunos momentos de nuestra vida,
pero que la recibamos depende sólo de nosotros,
pues en nuestra mano está pedirla. No te avergüences
por necesitar ayuda, y mucho menos por reclamarla,
porque dando este paso demuestras que sabes cuáles son
tus problemas y cómo puedes solucionarlos.

Autor:Desconocido


4 comentarios:

  1. cuantas veces pensaba que nadie me queria ,mi madre que si era un ser unico,el ser humano siempre disconforme.

    ResponderEliminar
  2. Brian Weiss, en su libro "Los mensajes de los sabios" dice:

    El amor tiene que estar equilibrado. Si nadie recibiera amor, ¿quién podría darlo?

    Y cuánta razón tiene.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pandora, buen dato me has dado, trataré de ubicar ese libro


    Gallega, quien puede NO quererte, si sos una divina!!!!

    Julia, opino igual

    besos a todas!!!!

    ResponderEliminar

Namasté!!