20 de junio de 2009

Brujas, Mitología Griega y Deidades Hindúes

Las brujas en la tragedia shakesperiana Macbeth son tres personajes femeninos fuertes, que controlan a los hombres como marionetas y los engañan. Se llaman “hermanas” entre sí.

En la mitología, estas tres hermanas constituyen el Sino, o el Destino de la humanidad. Cloto, Láquesis y Átropos son respectivamente la hilandera, la medidora y la cortadora del hilo de la vida. Su palabra y decisión es incuestionable. Cloto les sirve la felicidad a los hombres; Átropos se la quita a capricho.

La diosa hindú Kali, forma demoníaca de Parvati, es otra de las resonancias que podemos interpretar en estas tres brujas de Shakespeare. Ella, sin embargo, no es una fuerza metódica: es la encarnación de los asesinatos. Como las extrañas hermanas, Kali borra cualquier persona de su camino vital, literalmente.
Pero las hermanas toman su venganza de manera más imprevisible y cruele. Macbeth es utilizado como una simple herramienta para llevar a cabo los planes de las hermanas, mientras que las estratagemas de Kali provienen del poder de su espada. Ella es tan temible como la trinidad maligna de brujas, aunque utilice diferentes “medios” para conseguir sus objetivos.

La frase “lo feo es bueno y lo bueno es feo”, expresada como lema por la tríada de brujas, también puede atribuirse a la semi-diosa Eris, o Discordia. Ésta fue famosa por dar inicio a la guerra más grande de la historia griega, la que entablaron troyanos y aqueos, al lanzar la manzana de oro en la boda de Peleo y Tetis.

Para ella, la travesura es un negocio serio. Conduciendo el carro de Ares incita alborotos, peleas y un pandemonio general. Es tan avarienta como las brujas.

Por su parte, Sarasvati –reina de los cielos– es la encarnación hindú de la sabiduría. Ella se sienta en su trono de loto, personifica el conocimiento y la maestría espiritual de las artes.

Tiene el mismo nivel de inteligencia que las hermanas, el mismo ingenio y ve más allá de la superficie, pero utiliza su sabiduría para ayudar a la gente, no para dañarla.

Sarasvati es capaz de obtener la misma clase de resultados que las hermanas malignas, pero prefiere inculcar paz, amor, salud y lealtad en la humanidad.

2 comentarios:

  1. me ha encantado....todas somos algo de brujitas verdad?


    besitosssss

    ResponderEliminar
  2. Gracias por enlazar mi blog.
    Yo, es que todavía no lo he hecho, pero en cuanto lo haga, vosotras vais las primeras.
    Un besote enorme!

    ResponderEliminar

Namasté!!