23 de junio de 2009

Pasatiempo


Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Mario Benedetti

9 comentarios:

  1. DIOS MIO,QUE VERDAD!!AY!MARIO QUERIDO !!!

    ResponderEliminar
  2. ...pero el océano está lleno de vida y, tal vez, la muerte también.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  3. ES ASÌ,NOMÀS,AUNQUE YO A LA MUERTE,LA CONOZCO DESDE MUY NIÑA,SIEMPRE QUITÀNDOME SERES QUERIDOS,IMPREVISTAMENTE,IGUAL NO ME ACOSTUMBRO.BESOS BETTY

    ResponderEliminar
  4. bienvenido Ipnauj, pisciano, por lo que leo en tu perfil, al igual que yo, si es verdad que la muerte, también puede estar llena de "otras vidas"
    Ya pasaré por tu casa virtual a visitarte!

    Gallega y Lidia, un beso grande para las dos

    ResponderEliminar
  5. Cuánta verdad encierran estas palabras.
    Me encanta!... aunque vaya caminando hacia la veteranía...
    Un beso Betty

    ResponderEliminar
  6. Me sigue emocionando el Maestro.
    Siempre.

    Besos querida Betty.

    ResponderEliminar
  7. Pandora y Cecy queridas amigas, el maestro, orgullo para nosotros los uruguayos ha dejado escritos de una sencillez y ternura increíbles, no me canso de leerlos y me alegra que les gusten
    besos a las dos!!!

    ResponderEliminar
  8. que grande era mario


    besitosssss

    ResponderEliminar
  9. Betty,quièn no puede amar a mario?,lo vi en el Gran rex,hace muchos años,con Daniel Viglietti,una noche a pura emociòn¡¡

    ResponderEliminar

Namasté!!