6 de junio de 2009

Sabia virtud de conocer el tiempo

El tiempo es como un río cuyas aguas nunca regresan a su cauce.

Qué diferente mide una el tiempo cuando se va de vacaciones ¡qué cortos nos parecen los días, las horas! ¡Qué largos le parecen los minutos a un niño abandonado!
Y ¿para un médico que está tratando de salvar una vida?

El reloj y el calendario nos miden el paso del tiempo, pero no marcan la diferencia entre quienes les alcanza el tiempo para todo y a quienes no les alcanza para nada..

El único tiempo real es el momento presente. El día de hoy, es con lo único con que contamos.
Lo que sí no existe es el ahorro de tiempo, muchas cosas se pueden ahorrar: el agua, la comida, el papel, la electricidad, el tiempo NO. Tampoco lo podemos pedir prestado. O lo empleamos bien o se va sin remedio. Ni siquiera podemos trabajar intensamente para ganar más tiempo. Lo tendremos listo antes, pero no habremos guardado tiempo.

Es nuestro gran aliado. Lo más importante es aprender a organizarlo. Es nuestro capital, es de oro. Es el más preciado activo. No importa la edad, ni la condición social, todas tenemos nada más que 24 horas cada día. Lo único que podemos hacer es vivirlas bien.

La diferencia entre el éxito y el fracaso de lo que te propones va a consistir en la forma en que organiza tu vida. Todo mundo se queja de que no le alcanza el tiempo, y la respuesta es la planificación. El tiempo normalmente alcanza para lo que de veras queremos. Cuando alguien me dice: “ No tengo tiempo” yo lo traduzco por “no tengo ganas “

Cada minuto empleado para organizarme me redituará al doble o triple.

Te sugiero los siguientes pasos:
1.-Define tus metas. Hazlo por escrito, define exactamente que pretendes hacer con tu día, con tu semana, con tu vida. Que voy a hacer este día, o semana y asígnale a cada hora su actividad correspondiente.

2.- Haz un horario para cada paso. Conociendo la meta final sabremos definir los pasos intermedios, sus plazos por unidades. Es más fácil ponerse metas pequeñas porque nos enseñaremos a medir tiempos y actividades. Dedica cierto tiempo a leer, a estudiar, a prepararte para el cumplimiento de cada meta de tu vida, ponte plazos y cúmplelos.

3.- Sólo debe hacerse bien una cosa a la vez: No trates de ser ambidiestra física y mentalmente. Tratar de hacer una cosa mientras estás presionada por otra, es fácil que ninguna de las dos prospere.

Haz un calendario de cada día, de tu negocio, de tu trabajo, de tu vida personal, por horas y minutos. Anota todo y después déjalo de lado y ponte a trabajar en ello cuando te toque.

4.- ¿Cuánto vale tu tiempo? Si divides el tiempo que trabajas entre el tiempo empleado sabrás cuánto vale cada hora, cada minuto. ¿Vale lo que hago en un día, lo que vale el tiempo empleado? ¿corresponde a mis ingresos? ¿corresponde a mi sueldo?

¿Estoy haciendo trabajos que podrían o deberían hacer otras personas? ¿Estoy desperdiciando mi tiempo y el de otros? ¿Justifican mis actividades su tiempo y su costo?
Todas deberíamos contestar que SI porque si es NO debemos rectificar nuestro trabajo. La incapacidad para delegar es una de las principales barreras del progreso. A menudo gastamos tiempo que vale PESOS en actividades que valen CENTAVOS.

5.- ¿Qué es realmente esencial en mi trabajo y en la casa? Anota primero lo que es de mayor importancia en todos nuestros programas de cada día o semana. Analicemos cada tarea, ¿es realmente necesaria? Cada parte, cada paso. ¿Se podría rectificar alguno o todo el procedimiento y mejorar el resultado, ahorrando tiempo y por lo tanto dinero?

Es el momento de iniciarnos en un aprovechamiento del tiempo, define pues tus metas y tus necesidades, haz tu horario, no malgastes tu tiempo, enfócate a lo esencial de cada tarea, haz una sola cosa a la vez.

Un gran porcentaje de nuestra vida la llevamos a cabo por rutina, y muy a menudo nuestra cabeza no está ahí. ¿No se sorprenden a menudo que ya hicimos algo y no tenemos memoria de haberlo hecho? Funcionamos como robots mientras no sucede algo inesperado. No permitamos que esto nos suceda. Mantengámonos alertas, cuidemos nuestros pensamientos, que se mantengan en el camino adecuado. Vigilemos constantemente nuestro quehacer con todo lo que nos incumbe. Afinemos nuestro poder de escuchar, no nada más las palabras sino los hechos, los gestos, las actitudes, y así podremos dominar mejor nuestro mundo.

A menudo perdemos mucho tiempo especulando con respecto al futuro o pensando en el pasado. No podemos dominar nuestro tiempo si antes no tenemos dominio sobre nuestra persona, solo tenemos este día para realizarnos..

Si queremos ser realmente eficientes en nuestro trabajo tenemos que serlo en el manejo de nuestro tiempo, y esto es minuto a minuto. Podremos alejar factores o situaciones negativas antes de que se instalen y crezcan. Nos ayudará a conservar nuestra energía, podremos tener más habilidad para tomar decisiones con más claridad y dejar de lado ideas y acciones que no son esenciales.

Podremos organizar nuestro tiempo aumentando minutos de Atención y Vigilancia… pensando, planeando y anotando todo lo que nos incumbe, poniendo de lado el ayer y el mañana. Haz tus planes y no emplees más tiempo del realmente necesario.
Nos dañan mucho las frustraciones. Normalmente las causan personas o circunstancias que están fuera de nuestro alcance y control. A veces les damos importancia exagerada y lo único que logramos es perder energía y tiempo. Démosle a cada una de estas circunstancias su debido valor y tiempo.

Lo que más quema energía son PREOCUPACIONES Y MIEDOS. Es muy fácil decirles a los demás “No te preocupes” y sería bueno aconsejárnoslo a nosotras mismas. Lo más grave de las preocupaciones es que tendemos a exagerarlas y las distorsionamos. Evaluemos: muchas veces no las podemos cambiar y para que desperdiciar tiempo en ellas, otras sí tienen remedio pues pónselo, y si no lo tiene ignórala y adelante,

Haz el análisis diario del manejo de tu tiempo y pregúntate ¿Cómo manejé el tiempo, que tanto desperdicié y por qué y cuánto de mi tiempo fue realmente productivo.

Luisa Icaza

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!