3 de julio de 2009

¿Carencia o disfrute: tú, dónde te enfocas?

Para beneficiar tu verdadera posición al respecto, permítete estar realmente atento a tus emociones. Nuestras emociones, son nuestros mejores indicadores. Ellas nunca mienten, su única y verdadera función es, indicarnos si lo que estamos experimentando y atrayendo a nuestra vida, es lo que en realidad queremos o justamente… lo contrario.
Ilustremos esto con un ejemplo bastante común:
Una persona quiere comprarse una casa. Pero cuando ve alguna que se parezca a lo que ella quiere, sienta tristeza, ansiedad, miedo, envidia… y/o toda una serie de emociones negativas, por no poder tenerla todavía. En lugar de alegrarse y de empezar a tener pensamientos constructivos y emprender nuevas acciones para atraerla, esta persona simplemente se está creando sufrimiento.
Es bastante sencillo de ver aquí que en realidad su único problema es, su propio enfoque negativo. Que el mensaje que está enviando, sólo conlleva vibraciones lentas y débiles causadas por, y desde él miedo y la carencia, atrayendo así más de lo mismo.

La buena noticia es que, este tipo de comportamiento, no es una obligación para nadie.


Veamos ahora otra posibilidad de acción, desde otra perspectiva y enfoque. Una persona quiere comprarse una casa, pero aun no tiene el dinero para ello. No obstante, decide pasear con frecuencia por la zona donde siente ilusión por comprar su casa. Desde este disponibilidad e ilusión, se siente realmente a gusto y como apoyada. Ve algunas casas que se adecuan a sus deseos y esto, le procura confianza. Pues, lo que quiere ¡ya existe! A esta persona, a partir de este momento, le gusta verse, imaginarse, a sí misma viviendo allí. Disfruta de lo que siente al tumbarse en el jardín al lado de la piscina, se alegra al visualizarse cocinando con esas preciosas vistas a la montaña, siente su respiración aumentar al salir caminando por algún sendero vecino de su casa, etc.
Aquí comienza la parte más importante del proceso. ¿Qué es lo que está sintiendo?
Alegría, felicidad, tranquilidad… y toda una serie de emociones agradables que toman y requieren todo su espacio, mental y emocional.
Desde su bienestar y buena disposición, esta persona está mandándole al Universo, el mensaje claro de que, esa sensación es, la que le corresponde y realmente quiere materializar y disfrutar, de modo que, el Universo alinea su frecuencia con ella para que encuentre la forma más rápida y más fácil, de comprar una de estas casas.
Lo único que necesita hacer esta persona, es permanecer atenta a sus emociones agradables al pensar en su casa ideal, mantenerse así enfocada con sus emociones y pensamientos con la mayor frecuencia que le sea posible, y escuchar los mensajes que le faciliten su obtención.


Veamos ahora un ejemplo con la pareja. En muchas ocasiones, las personas que se encuentran sin pareja, o las que no están a gusto con la que tiene, sienten tristeza y/o envidia, al ver a una pareja feliz…
Porque solo se están focalizando en lo que les falta, en su carencia, la mayoría de las personas, atraen más de lo mismo… Hasta que un día, se permiten preguntarse a sí mismas: ¿Qué es lo que hace que atraiga situaciones que yo no me gustan a mi vida?
Y entonces se enfoquen en esta simple pregunta que, si te fijas bien, conlleva tu respuesta: ¿Qué puedo hacer?

Una simple pregunta, permite un nuevo enfoque. El darse cuenta y pararse a pensar, implica un cambio de emociones con frecuencia. La pregunta hacia uno mismo es constructiva, ella es el detonante de un cambio total de vida.
Confía tanto como te sea posible en ti mismo, en la vida. Disfruta sabiendo que eso que tú deseas experimentar, conseguir, aumentar o multiplicar, ya sea una pareja, un trabajo, salud, situaciones placenteras, amistades… está ahí para ti… esperándote a que elijas disfrutarlo.
Si aun así, encuentras dificultades importantes, bloqueos, resistencias que te impidan sentir que sí, que tú te mereces disfrutar de todo lo bueno, que la Vida te puede dar todo lo que deseas y que eso es tu derecho de nacimiento, entonces es fundamental realizar un trabajo de identificación y sanación de emociones y patrones aprendidos.
Elige tú, donde te enfocas.

Fuente: La Web

1 comentario:

  1. TODAS LAS PALABRAS PARA AUTOVALORARNOS SON MUY BIENVENIDAS YO DESPUES LAS PIENSO!!!!

    ResponderEliminar

Namasté!!