20 de agosto de 2009

La historia de "MEDEA"


Argumento

Luego de traicionar a su familia paterna por ayudar a Jasón a conseguir el vellocino de oro, Medea decide abandonar su patria junto a este. Luego es desposada por Jasón y como resultado tienen dos hijos.

Los cuatro viajan hasta Corinto, al reino de Creonte, en donde este da a su hija en matrimonio, tentando a Jasón, para que tome su mano. El rey teme por lo que la enfurecida Medea pueda hacer, así que la destierra a ella y sus hijos.

Esto agrava la cólera de Medea, quien planea venganza, asesinando a Creonte, a la nueva esposa de Jasón y a sus propios hijos.

Crisis de sentido heróico

Tradicionalmente, el héroe griego es un semi-Dios o una persona de sentimientos elevados, protagonista de una historia. En Medea, Eurípides nos presenta como personaje principal a una mujer descendiente de divinidades, pero de acciones y sentimientos normalmente cuestionables. ¿Cuál es entonces el sentido de héroe?

Hagamos una comparación entre el héroe sofocleano Edipo y la Medea de Eurípides. Comencemos por la diferencia contextual de ambos autores, que si bien fueron coetaneos, tuvieron en sus tragedias marcadas diferencias.

Es imposible desligar de la creación literaria, la tradición religiosa griega; sin embargo el peso divino en Sófocles es más determinante que en Eurípides. Existe en Edipo la necesidad de hacer lo normalmente correcto, característica común al héroe sofocleano; y esto ligado a la idea de auto sacrificio. Es más importante hacer lo correcto a la propia comodidad. El héroe es estóico; sufre y acepta el castigo para que el bien triunfe; en Sófocles, el héroe tiene presente y acepta su sujeción a los designios divinos, está consciente del poder al que esta sometido. Lo heróico radica en el intento del hombre por imponer una conciencia ética, aunque el poder divino lo supere.

Basándonos en Medea, podemos establecer diferencias entre ambos tipos de héroe. En el caso de Eurípides las acciones en general no están determinadas por la voluntad de los dioses, sino que son responsabilidad plena de cada persona.

Es tal la independencia que en Eurípides no es claro encontrar el Bien, como concepto absoluto y único; sino que pueden coexistir tantas ideas de bien como sujetos; entonces cada uno actúa buscando satisfacer sus propios intereses. Y estos intereses son propios de mortales susceptibles al arrebato y las pasiones.

Medea, la mujer

Medea se nos presenta como una mujer dominada por las emociones, quien, sin embargo, es capaz de planificar con raciocinio y astucia sus acciones. ¿Hasta qué punto es Medea víctima del arrebato? ¿Por qué es causado éste?

Sigamos la historia de Medea: traiciona a su familia para huir con Jasón, le ayuda a conseguir el éxito; se hace su mujer y madre de sus hijos, formando una nueva casa, sustituyente de la que ha abandonado. Desde el comienzo, antes de la historia que nos presenta Eurípides, las acciones distan de ser magnánimas; ella entrega todo cuanto le da seguridad a cambio del seno de un hombre. ¿Podría Medea existir sin depender de nadie? ¿Podría cualquier mujer hacerlo en el mismo contexto histórico-geográfico? Medea se halla, en cualquier caso, ligada estrechamente a su entorno: sus proyectos se limitan a ser una respuesta a las situaciones que el mundo va proponiéndole; es pues, incapaz de avizorar las posibles metas del devenir. Al abandonarla Jasón, nuestra protagonista se encuentra en una situación imprevista, desfavorable para ella. ¿Jamás pensó en la posibilidad de ser traicionada?

La cólera ante las afrentas hacia ella en Corinto, parece desmesurada ante el carácter lógico y racional que las acciones que la ofenden parecen tener. Es incapaz de reconocer razón de otras personas, y se encierra en el dolor de su yo quebrantado. Considerándola como una mujer egocéntrica, toda cobra sentido: la desmesurada valoración de sí misma le impide ver las debilidades de su situación, concebirse como derrotada en potencia, y hace que rompa lo que podríamos llamar “ética natural” al matar a sus propios hijos, como única forma de propiciarse sosiego.


Fuente: La Web


8 comentarios:

  1. Gracias por tu visita, me alegro de que te haya gustado el final feliz.
    Y muy bien que pongas leyendas míticas en tu post: aunque parezcan cuentos, las historias clásicas enseñan mucho sobre la conducta humana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. hola paseante!!! cierto esto de que la mitología es mucho mas que un simple cuento, personalmente, me gusta mucho, ya iré subiendo mas de estas "historias", en este caso, lo hice en honor a "Medea" una blogger amiga que siempre me visita
    Gracias también a ti, por venir desde tan lejos a visitarme, para mi es muy fácil irme hasta tu casa, con subirme a mi escoba voladora...jaja

    ResponderEliminar
  3. ES TODO UN HONOR PARA MI, BETTY, QUE TE ACUERDES DE MI PERSONAJE. ELLA NO PUDO SUPERAR LA TRAICIÓN DE JASÓN, AL QUE LE HABÍA DADO TODO Y ENLOQUECIÓ. ERA UNA AUTÉNTICA "PUÑETERA". MENOS MAL QUE YO NO LLEVO LA GUADAÑA A CUESTAS...JAJAJA. QUE SOY MUY BUEEENNAAA..
    OTRA COSA, UNA PASADA LA CABECERA NUEVA DE TU BLOG. LINDISIMA.
    GRACIAS BETTY

    ResponderEliminar
  4. Medea: tengo clarísimo que eres una buena mujer, por eso quise obsequiarte con un post en honor al nombre que llevas, me alegra tenerte entre mis amigos virtuales, de verdad te lo digo, y me alegra también que te guste la nueva estética del blog.
    Besos!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola, bruja. He llegado a tu blog siguiendo a Medea, que es medio amiga mía.
    Es posible que no te guste que un blog como el mío se asocie al tuyo. En ese caso, me lo dices y lo borro, sin rencores.
    Yo soy de los que creen que la mitología se parece al sexo en que mucha gente lo tiene en la cabeza pero no se atreve a reconocerlo. Te parecerá increíble, pero mucha gente se dirige a mí a través del mail porque no se atreve a que su contacto se vea en los comentarios de los post. Bien, no tengo nada que objetar. Pero es triste. La gente tiene miedo de sus propias fantasías.
    En fin, que te vaya bien.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la entrada. Siempre me han interesado muchísio este tipo de temas e historias.

    Además es un gesto precioso hacia tu amiga Medea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Erguido, bienvenido al blog!!! y no voy a borrarte, no, ni lo pienso!!
    Cada uno tiene la libertad absoluta de hacer lo que crea mejor, no hay drama!! a Medea la tenía en mi lista de blogs, pero, como tengo un sobrino de 11 años que viene a leer el blog de la tía, pues, no quise arriesgarme a que metiera la nariz dónde no debe, pero encantada con ella, ya ves, si hasta subí un post por su nombre
    Vuelve cuando quieras!!!!


    Perséfone: he pensado en subir la historia de tu nombre también, en unos días, la veras publicada
    besos y ya sabes que me gusta visitarte

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la mitologìa¡y èsta Medea...todo bien,hasta que matò a sus hijos...

    ResponderEliminar

Namasté!!