9 de septiembre de 2009

La felicidad…

Se cuenta que había un gran maestro llamado Buso, que vivía con su esposa y una hija, todos con fama de sabiduría y santidad. Un día se acercó un hombre al maestro y le preguntó:
- La iluminación, ¿es fácil o difícil?
Y Buso le contestó:
- Es tan difícil como alcanzar la luna.
No conforme, el hombre se acercó a la mujer de Buso y le hizo la misma pregunta, a la que ella le contestó:
- Es muy fácil. Es tan fácil como beberse un vaso de agua.
Intrigado se quedó el hombre y para salir de dudas le hizo la misma pregunta a la hija del maestro, que le contestó:
- ¡Hombre!; si lo haces difícil es difícil, pero si lo haces fácil…
Lo más difícil es la capacidad de ver, ver simplemente, con sinceridad, sin engañarse, porque ver significa cambio, nada a que agarrarse, y estamos acostumbrados a buscarnos asideros y a andar con muletas.
En cuanto llegas a ver con claridad, tienes que volar; y volar es no tener nada donde agarrarse.
El susto mayor es por la aniquilación de todo miedo, puesto que los miedos han sido el manto en que te envolvías para no ver ni ser visto. Dejar las cosas atrás y enfrentarte a la felicidad, cuando no quieres ser feliz a ese precio.
Una felicidad que has de expresar tú y no esperar a que te la den hecha. Aunque vas diciendo que buscas la felicidad, lo cierto es que no quieres ser feliz.
Prefieres volver al nido, antes que volar porque tienes miedo, y el miedo es algo conocido y la felicidad no.

Anthony de Mello
Extractado de su libro Autoliberación interior

11 comentarios:

  1. MUCHAS VECES CREIA QUE SALIR DE MI ENTORNO SERIA LIBRE,INTENTABA PERO LA LIBERTAD NO ES TU ENTORNO,ES DE ADENTRO,ES LA LIBERTAD DEL ESPIRITU!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado y reconozco que es así que mientras muchas veces me digo que ansío ser feliz no me despego de lo que me ahga sufrir y muchas veces no me atrevo a dejar los miedos de lado para alcanzar los sueños.
    Sobre mi gripe estoy mucho mejor! te mando un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, bien cierto es que muchas veces somos nosotros mismos los que nos complicamos la vida.

    Sí que da miedo volar. Salir de ese nido, que muchas veces no es el mejor sitio, porque no nos aporta nada estar en él. Sin embargo la sensación de seguridad que nos da es a veces tan fuerte que cuesta abrir las alas. Pero una vez abiertas, ....

    Un beso enorme Betty.

    ResponderEliminar
  4. HOLA BETTY AMIGA, COMO ESTAS ?

    ResponderEliminar
  5. Galle: estoy bien, gracias, vos?? mas tarde voy a visitarte, besos!!

    Isol: me alegra saber que has "dominado" a esa gripe! jaja a recuperarse que por suerte se vienen los días lindos!

    Esencial: claro que da miedo volar! algunas veces a lo largo de mi vida, he optado por quedarme a resguardo, en mi nido tan conocido, quizás por cobardía...

    besos para las tres

    ResponderEliminar
  6. Yo vole rapido del nido, y aprendi a estar sola y arreglarme sin la proteccion de mis padres, luego de muchos años encontre el amor de mi vida, pero eso trajo muchas inseguridades, tenia un miedo feroz a perderlo y perder eso maravilloso que es el nido propio, con el tiempo lo supere esos miedos y disfruto mucho de las pequeñas cosas.
    Un beso grande!!!!

    ResponderEliminar
  7. Anthony de Mello... Hubo una época en que lo leí mucho.
    Me encantaba y me sigue encantando.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Precioso y hoy me viene como anillo al dedo.
    Gracias.
    :)

    Un gran abrazo, Betty.

    ResponderEliminar
  9. Creo que hay edades y etapas en la vida que vamos superando y nos van dando fuerza para tener el coraje de sentirnos libres. El sufrimiento y ciertos fracasos a veces nos preparan para tomar determinaciones y buscar la libertad.

    ResponderEliminar
  10. TR EXTRAÑAMOS TUS POST BETTY AMIGA QUERIDA!!!

    ResponderEliminar
  11. A mi me cuesta mucho liberarme de las cosas que me hacen sufrir,es cierto,son conocidas,es como estar en el vientre materno.

    ResponderEliminar

Namasté!!