12 de octubre de 2009

12 de octubre

Hubo un tiempo en el que todo era bueno. Un tiempo feliz en el que nuestros dioses velaban por nosotros. No había enfermedad entonces, no había pecado entonces, no había dolores de huesos, no había fiebres, no había viruela, no había ardor de pecho, no había enflaquecimiento.
Sanos vivíamos. Nuestros cuerpos estaban entonces rectamente erguidos. Pero ese tiempo acabó, desde que ellos llegaron con su odio pestilente y su nuevo dios y sus horrorosos perros cazadores, sus sanguinarios perros de guerra de ojos extrañamente amarillos, sus perros asesinos.
Bajaron de sus barcos de hierro: sus cuerpos envueltos por todas partes y sus caras blancas y el cabello amarillo y la ambición y el engaño y la traición y nuestro dolor de siglos reflejado en sus ojos inquietos nada quedó en pie, todo lo arrasaron, lo quemaron, lo aplastaron, lo torturaron, lo mataron.
Cincuenta y seis millones de hermanos indios esperan desde su oscura muerte, desde su espantoso genocidio, que la pequeña luz que aún arde como ejemplo de lo que fueron algunas de las grandes culturas del mundo, se propague y arda en una llama enorme y alumbre por fin nuestra verdadera identidad, y de ser así que se sepa la verdad, la terrible verdad de cómo mataron y esclavizaron a un continente entero para saquear la plata y el oro y la tierra.
De cómo nos quitaron hasta las lenguas, el idioma y cambiaron nuestros dioses atemorizándonos con horribles castigos, como si pudiera haber castigo mayor que el de haberlos confundido con nuestros propios dioses y dejado que entraran en nuestra casa y templos y valles y montañas.
No había descanso para nuestro dolor: no solo moríamos a manos de los conquistadores sino que a nuestras angustias vinieron a sumarse las enfermedades. Las pestes como la gripe y la viruela, desconocidas hasta entonces en nuestra tierra, cayeron sobre nosotros y la muerte no tuvo piedad.

Pero no nos han vencido, hoy, al igual que ayer todavía peleamos por nuestra libertad.

Texto: Víctor Heredia


9 comentarios:

  1. "SI LA HISTORIA LA ESCRIBEN LOS QUE SABEN,ENTONCES QUIERE DECIR QUE HAY OTRA HISTORIA"

    ResponderEliminar
  2. Grande Vìctor¡¡Festejar el dìa de la raza,nos muestra la ignorancia y falta de compromiso con nuestros hermanos asesinados,violados,por los "conquistadores"A quièn le importa èse genocidio?.Te recomiendo el libro "pecar como Dios manda",de Federico Andahazi,es una revisiòn històrica que desafìa lugar y tiempos.Hay crìmenes que no deberìamos olvidar,aberrantes,crueles,incluìdo Colòn...hubo pasajes que me hicieron sufrir mucho.

    ResponderEliminar
  3. Siempre un placer pasar a visitarte. Gracias por compartir. Te dejo un relajante y cálido abrazo

    Beatriz

    ResponderEliminar
  4. Coincido en todo, pero no veo que a través de los siglos se haya solucionado nada. Todo queda en palabras hermosamente floridas y repetidas hasta el cansancio para esta fecha. Es más fácil hacer "revisión histórica" relamiéndonos en recrear la culpabilidad de los conquistadores que velar a esta altura del siglo XXI por los sobrevivientes de esa raza de gente que aún perdura. Debiéramos mencionar también a la conquista romana y tantas otras para con otros pueblos, así las leyes serían mucho más parejas.
    La crueldad del hombre es lo que prevalece a través del tiempo y a pesar de haber cambiado los métodos, todo continúa igual. La esclavitud de algunos pueblos continuará por siempre indemne.
    Insisto, basta de culpar a los conquistadores y/o colonizadores y que los gobierno se hagan cargo de la gente que aún reclama sus tierras y su derecho a tener una vida digna. Lo que sucedió ya no tiene remedio, no hay vuelta atrás, ahora hay que mirar adelante y dar el lugar que corresponde a los que aún sobreviven.
    Ahhh... y no nos olvidemos del Gral. Roca, que también aportó lo suyo y no era un conquistador.

    ResponderEliminar
  5. Sabìas que en la Patagonia,cuando saliò el billete con la cara de Roca,fuè un dìa de duelo?Yo no me olvido de nada,juli,sòlo que se estaba hablando del 12 de octubre,fecha negra para Amèrica.

    ResponderEliminar
  6. De verdad que leyendo esto me siento fatal por ser española....

    ResponderEliminar
  7. Esencial: esta barbarie ocurrió mucho antes que nosotros estuvieramos acá, y no todos somos iguales, siempre hubo gente piadosa y otra no tanto.
    Pero la historia es así lamentablemente, no se puede borrar ni cambiar, sólo nos queda a estas generaciones recordarlo con mucho dolor y respeto eso es todo.

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo Betty,todos somos descendientes de europa...pero la revisiòn històrica no es para tomar revancha,ni para una caza de brujas,es sòlo para aprender,para que no se repita,sino lo mismo,es otro escenario,para èso,revisar y tratar de comprender.Ser mejores,ni màs,ni menos.Besos,Betty.

    ResponderEliminar
  9. LIDIA: lo has resumido muy bien, me alegra saberte entre la gente que no busca revancha, sino recordar con respeto
    besos!!!

    ResponderEliminar

Namasté!!