16 de octubre de 2009

El alacrán


Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

"Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". El maestro respondió:

"La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad; otros la crean. Tenlo presente siempre.

Hasta el lunes amigos!!!!

10 comentarios:

  1. BUENISIMO!!! ES ASI SI POR NATURALEZA POR TU ESTADO EVOLUTIVO,NECESITAS AYUDAR,NADA TE CAMBIARA!!!!

    ResponderEliminar
  2. nunca dejemos de ayudar
    nunca cambiemos nuestra funcion por mal que encontremos
    un gusto leerte mujer hermosa
    besos.
    buen fin de semana para ti

    ResponderEliminar
  3. Me copio de Alejandro,un gusto leerte,siempre.Besos¡¡

    ResponderEliminar
  4. Está bien.
    Muy bien.
    No dejarnos influir por los actos de los demás.
    Me gusta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. FELIZ DIA DE LA MADRE!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Bonita enseñanza.
    Hermosa, diría.
    Y además, es cierto. No debemos de cambiar nuestra esencia por lo que otros nos hagan. Es fácil echar la culpa a los demás.
    Me ha gustado mucho!
    Gracias.
    Un beso enorme Betty.

    ResponderEliminar
  7. Pues eso es lo que necesitamos: aprender a protegernos de todo aquello que nos dañe, pero sin dejar de ser nosotros mismos!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Y eso es tener convicciones, seguir con humildad ayudando sin importar a quien.

    Besos Betty.
    Que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  9. Cierto, no debemos dejar de ser nosotros mismos.

    Una lección increíble.

    Gracias Betty.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Namasté!!