5 de marzo de 2010

La cosa tiene su punto



Nadie sabe en realidad cuándo apareció el punto, pero se trata del signo ortográfico por excelencia.
De hecho, el verbo puntuar y el sustantivo puntuación vienen de punto, punctus en latín.
Se cree que ya los griegos utilizaban algún tipo de signo para señalar el final de las oraciones, pero es en los textos latinos donde empieza a aparecer el punto tal y como hoy lo conocemos, aunque no siempre cumpliera la misma función. Así, durante siglos, el final de una frase se señalaba en los escritos con un espacio en blanco, pero también con letras al margen o con curiosas combinaciones de signos tipográficos.

Por otro lado, los puntos servían para distintas cosas dependiendo del lugar en que aparecieran: había algunos que se escribían en la parte de abajo de la línea, en el centro o arriba y marcaban pausas equivalentes a la actual coma o al punto y coma.
No fue hasta el Renacimiento cuando se definieron las funciones del punto en un tratado de tipografía que publicó el impresor Aldo Manuzio en 1566. Desde entonces hay puntos y seguido, puntos y aparte, puntos finales, puntos suspensivos…

En el lenguaje coloquial encontramos decenas de frases en las que interviene la palabra. Algo está a punto cuando está pronto a suceder; en su punto cuando ha llegado al momento preciso de perfección; y en punto muerto cuando está parado o no puede llevarse adelante.
Hay puntos de partida y puntos de referencia, puntos de mira y puntos críticos. También se le puede coger a uno el punto o dar el punto a una cosa, referido, por ejemplo, a un guiso o una comida.
Y cada uno tenemos un punto fuerte y también un punto débil o un punto flaco que señala nuestra parte más vulnerable.

Jesús Marchamalo, periodista y escritor



Interesante informe, no les parece?

14 comentarios:

  1. Este informe es un puntazo , como la bandera de Japón ,jajajaja . Nunca está de más aprender de la historia . Besos brujita .

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga, la verdad es que el punto tiene distintas funciones podemos decir que es un signo muy usado incluso verbalmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. DICEN QUE CUANDO FIRMAS Y PONES UN PUNTO EN EL FINAL,ES QUE ERES TERMINANTE!

    ResponderEliminar
  4. unn post muy interesante besos betty

    ResponderEliminar
  5. Betty, ¿no será Aldo Manuzio el editor? Los egipcios separaban las frases con una línea transversal, pero en la escritura demótica de esa cultura el punto cumplía esa función, aunque se parecía más a una coma. Saludos afectuosos,

    ResponderEliminar
  6. Baron: Si tienes razón, Aldo Manuzio, lo escribí mal yo,gracias por la observación



    Les dejo una pequeña reseña de este editor

    Manuzio

    Familia de impresores italianos, más conocidos por el nombre de Aldo. Aldo el Viejo, denominación de Tebaldo Manuzio (Bassiano, c. 1449-Venecia, 1515), fundó una imprenta en la que publicó más de 40 volúmenes en tres años: la Gramática griega de Lascaris (1494), obras de Aristóteles, de Teócrito, de Hesíodo y de Aristófanes; en 1499 publicó El sueño de Polífilo; en 1500 inventó el carácter inclinado, llamado aldino o itálico; creó también el formato en octavo.

    Escribió prefacios para obras de Lucano, de Lucrecio, de Erasmo y de Dante, una Gramática latina (1501) y, en colaboración con Masuro, una Gramática griega (1510). Creó la Academia Aldina o de la Fama.

    Paolo (Venecia, 1512-Roma, 1574), tercer hijo del anterior, tomó la dirección de la imprenta en 1533. Publicó obras de Virgilio, de Cicerón y de Petrarca. El papa Pío IV le confió en 1561 la impresión de los padres de la Iglesia, según los manuscritos de la Biblioteca Palatina.

    Aldo el Joven (Venecia, 1547-Roma, 1597), hijo del anterior, tomó la dirección de la imprenta en 1565. Fue secretario del senado de Venecia y enseñó en las universidades de Bolonia y de Pisa. Fue director de la imprenta vaticana (1590). Publicó obras de Tasso y una edición de Cicerón en 10 volúmenes en folio (1583).

    ResponderEliminar
  7. Un patrón mío, librero del que mucho aprendí y hoy radicado en Buenos Aires, vendió en 1977 a un coleccionista un libro editado por Aldo el joven, un breviario. Absolutamente autenticado, claro. Fue en ese entonces que supe quienes eran los Manuzio.

    ResponderEliminar
  8. \\\///
    (Ó_Ó)
    muy bonito post mi bruji¡¡¡
    y felicidades por las 25.000 visitas q no pude pasar a felicitarte en ese dia¡¡¡
    tienes un ragalito en mi blog¡¡¡¡
    besitos¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Baron: interesante lo que cuentas, te digo una cosa, si yo tuviera un libro autenticado de ese editor....ni loca lo vendo!!

    Miedoso: un regalo?????????
    allá vamosssss
    jajajajaja

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante el artículo, Betty.

    La verdad es que se habla a menudo de los tipos de escritura antiguos y de las letras de sus respectivos alfabetos, pero nunca había leído nada acerca de los signos de puntuación.

    Desde luego, queda claro que cuando quiero aprender algo nuevo e interesante, tu casita es mi punto de referencia.

    Besos enormes brujita.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante!
    No sabia nada del famoso puntillo!... ¬¬ Y jamás pense en ello!

    xD

    excelente blogger!
    espero seguir pasando por aca!
    ok?

    bye

    ResponderEliminar
  12. VaNe bienvenida al Aquelarre!
    vuelve cuando quieras

    ResponderEliminar
  13. betty que tengas un muy feliz dia de la mujer besos

    ResponderEliminar
  14. \\\///
    (á_á)
    en la celebracion del DIA DE LA MUJER, para vos un beso y este regalo:
    ¡¡¡FELICIDADES¡¡¡¡

    http://img177.imageshack.us/img177/9982/animation2vo6.gif

    ResponderEliminar