10 de mayo de 2010

Una reflexión

Tú cargas tu herida. Con el ego todo tu ser es una herida. Y tú la llevas contigo.
Nadie tiene interés en hacerte daño. Nadie está interesado en herirte intencionalmente; todo el mundo está ocupado en salvaguardar sus propias heridas. ¿Quién tiene pues la energía para hacerlo? Pero aún así sucede, porque estás tan dispuesto a que se te hieran, tan dispuesto, solamente esperando, deseoso que suceda, cualquier cosa
.Tu no puedes tocar a un hombre del Tao. ¿Por qué? Porque no hay nadie a quien tocar, no hay herida. Él está sano, curado, es uno. Esta palabra total es hermosa. La palabra curar viene de total y la palabra sagrado también viene de total (del inglés heal y whole). Él es total, está curado, es sagrado. Permanece atento a tu herida. No le ayudes a crecer, deja que se cure; y será curada únicamente cuando vayas a las raíces. Cuanto menos esté en la cabeza, más se curará la herida. Sin cabeza no hay herida. Vive una vida sin cabeza. Desplázate como un ser total y acepta las cosas. Sólo por veinticuatro horas inténtalo: aceptación total, suceda lo que suceda. Alguno te insulta; acéptalo, no reacciones y observa lo que sucede. De repente sentirás una energía fluyendo en ti que no has sentido antes.


Osho

3 comentarios:

  1. como decia mi madre " se buena,despues te acostumbraras"

    ResponderEliminar
  2. No imaginas lo bien que me ha hecho esta lectura. Necesita hoy leer algo así.
    Muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. HOLA BETTY AMIGA QUERIDA Y LEAL!

    ResponderEliminar

Namasté!!