8 de julio de 2010

Tú estabas en mi clase


No les ha pasado alguna vez que miran a otra persona de su misma edad y piensan: "¿yo no puedo parecer tan vieja…?" pues, entonces, lean esto...



Mi nombre es Alicia  y estaba sentada en la sala de espera  del dentista para mi primera consulta con él.

En la pared estaba colgado su diploma, con su nombre completo.

De repente, recordé a un muchacho alto, buen mozo, pelo negro, que tenía el mismo nombre, y que estaba en mi clase  del  liceo, como 30 años atrás.

¿Podría ser el mismo chico por el cual yo estaba secretamente enamorada?

Pero después de verlo en el consultorio, rápidamente deseché esos pensamientos. Era un hombre pelón, canoso, y su cara estaba llena de arrugas, y lucía muy viejo como  para haber sido mi compañero de clase.

Después que examinó mis dientes, le pregunté si había asistido al Liceo No 4.

Sí, Sí!!! Sonrió con orgullo.

Le pregunté: ¿cuándo te graduaste?

Me contestó, en 1985. ¿Por qué me lo preguntas?

Y yo le dije: ¡Es que tú estabas en mi clase !

El me miró detenidamente y entonces, ese feo, calvo, arrugado, gordo, barrigón, canoso, decrépito, infeliz y   muy hijo de su  madre me preguntó:

¿Qué materia dictaba usted maestra?




Encontrado en la web.-

11 comentarios:

  1. El dentista tenía muy mala lecheeeeeeeeee..........

    Yo veo a mis colegas del colegio y es verdad, los veo muy viejecitos y yo tan joven !!!!!! Ehh...no te rías que es verdad !!!!!! :P

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. El cuento está sensacional, y hasta tiene aire de cierto.
    Me ha pasado que el un ómnibus o en la sociedad médica me he encontrado con ex condiscípulos y los he encontrado envejecidos. Y es muy posible que ellos hayan pensado lo mismo de mí. Tiene que ver con que al mirarnos todos los días al espejo, los cambios progresivos nos aparecen más sutiles; en cambio los de quienes vemos poco resultan mucho más drásticos. De todos modos es lindo reencontrar a quienes han hecho parte del camino junto a nosotros.
    Abrazo, Betty.

    ResponderEliminar
  3. jajajaj genial !!!!!!

    Me dejó sin palabras y supongo que a ella con la autoestima por el suelo!!

    jajajajja

    ResponderEliminar
  4. amigos, que bueno saber que a todos nos ha pasado algo similar, nosotros que vemos a los demás que no podemos creer y ellos....bueno, mejor ni pensarlo jajajajaj

    ResponderEliminar
  5. Aparte de todos los adjetivos ya mencionados, ese dentista es tonto, nunca,nunca,nunca, se le debe incinuar a una mujer que aparenta más edad de la que tiene, aunque sea vrdad,tampoco se le debe decir que está más gorda.Besos y gracias por hacerme sonreir.

    ResponderEliminar
  6. ¡Bueeeenooo BETTY!!!!Se lo tenía creído...claro que se piensa muchas veces...cuando te encuentras con antiguos compañeros...el tiempo solo pasa por los demás...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Buenisimo !!! Pero que guacho el dentista.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. excelente betty besos

    ResponderEliminar
  9. Jejejejeje!!! y la verdad es que pasa!!!!!! uno no se dá cuenta de cuanto cambiamos con el tiempo!!! me reí mucho con tu post!!! te mando un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  10. Me dejó pensando mucho jajajaj

    ResponderEliminar
  11. esta genial !!!!!!! a veces me pasa eso !!! pero al reves veo a todos mas jovenes !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Namasté!!