10 de agosto de 2010

Cuento corto 2

Hoy me levanté temprano, me vestí lentamente, agarré mi casco y mis guantes, me fui silenciosamente al garaje, arranqué la moto y procedí a sacarla del garaje.

Al salir me encontré una lluvia torrencial, toda la calle inundada y un ventarrón helado que soplaba al menos a unos 100 km/h.

Volví a meter la moto en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día.

Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, y le susurré al oído:
"¡El tiempo afuera está horrible!"

Ella acariciándome, me contestó medio dormida:
"Ya lo sé. ¿Te puedes creer que el tonto de mi marido se ha ido en moto?"

5 comentarios:

  1. Hola Betty!!

    Muy gracioso, espero que nunca nos pase jajajaj

    ResponderEliminar
  2. Lleva caña... hoy tu entrada, se enteró sin querer...el pobre señor.

    Un abrazo Betty.

    ResponderEliminar
  3. AJA,JA,JA,JA,JA, PUEDE SER CIERTO JA,JA,JA,

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajajajaja...Es buenísimo !!!!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. ajajajajaj... desde luegoooo queee xDDD.

    Por cierto, si te pasas por mi blog verás que te he dado un premio. Espero que te guste, no leemos.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Namasté!!