30 de agosto de 2010

Origen de la expresión "media naranja"

Contaba Aristófanes que, en un principio, la raza humana era casi perfecta. Los seres eran esféricos como naranjas; tenían dos caras opuestas sobre una misma cabeza, cuatro brazos y cuatro piernas que utilizaban para desplazarse rodando. Estos seres podían ser de tres clases: uno, compuesto de hombre + hombre, otro de mujer + mujer y un tercero (el 'andrógino'), de hombre + mujer.

Su vanidad les llevó a enfrentarse a los dioses creyéndose semejantes a ellos. Zeus los castigó partiéndolos por la mitad con el rayo; y mandó a Hermes a que a cada uno le atara la carne sobrante en torno al ombligo. Ya repuestos, los seres andaban tristes buscando siempre a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella, se enlazaban con sus brazos hasta dejarse morir de inanición.

Zeus, compadecido por la estirpe humana, ordenó a Hermes que les girase la cara hacia el mismo lado donde tenían el sexo: de este modo, cada vez que uno de estos seres encontrara a su otra mitad, de esa unión pudiera obtener placer y si además se trataba de un ser andrógino pudieran tener descendencia.

Desde entonces los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja con la que unirnos en abrazos que nos hagan más "completos". Sin embargo, Zeus amenazó con cortarnos de nuevo en dos mitades -para que, así, caminemos dando saltos sobre una sola pierna-, en caso de que la raza humana no aprenda a respetar sus propios límites y a superar su peligrosa arrogancia.

6 comentarios:

  1. Uf, pues la nueva amenaza de Zeus, estará al caer... si no es que ya está en vigor!

    Curioso el orígen de esta expresión tan popular.

    Besitos orilleros!

    ResponderEliminar
  2. Una versión más redondeada -y fragante- que la que señala "El Symposio"...
    Era bravo Zeus con sus conductas misóginas, liberales sólo para él mismo y sus apetitos.

    ResponderEliminar
  3. Zeus puede que sea bravo, pero que en cualquier momento nos vuelve a cortar en dos mitades.....hmmmmmm

    ResponderEliminar
  4. MI SEÑORA, DE VUELTA DEL PEREGRINAR VACACIONAL ME HAYO MUY SATISFECHO DE ENCONTRAROS CON LA AMABILIDAD QUE SIEMPRE DISPENSAIS A ESE NOBLE CABALLERO. USO LA EXPRESIÓN DE BUSCAR MI MEDIA NARANJA PERO NUNCA SUPE SU PROCEDENCIA. CON SU ELEGANCIA QUEDO MARAVILLADO CON TAN HERMOSA EXPOSICIÓN. GRACIAS POR TODO MI BELLA DAMA , SOIS UN VERDADERO CORAZON . QUEDE CON DIOS Y RECIBA MIS LINDOS BESOS DE AMISTAD.

    ResponderEliminar
  5. Mi Caballero, pues yo estoy esperando (ya volé hasta tu castillo para decírtelo)a que nos deleites con tus historias de castillos,princesas, dragones y tanto mas!!!...
    Si seré afortunada, te tengo a ti y al baron Samedi,y a Edurne, que me honran con sus visitas y me deleitan con sus historias.
    Besos amistosos desde mi alma!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya con Zeus!, ¡Que susto!. Lo raro es que no nos haya cortado ya con la de barbaridades que hacemos los mortales. Sigo pensando que me gustan más las naranjas enteras que las medias naranjas. Besos brujita.

    ResponderEliminar

Namasté!!