27 de septiembre de 2010

El bostezo

Por qué bostezamos?
 Y yo aún diría más ¿por qué se contagia?

El bostezo no es tan solo un signo de cansancio o de aburrimiento, es también un signo mucho más general de cambio de condiciones en el interior de nuestro organismo. Las más de las veces se produce en la transición de un estado de sueño a un estado de vigilia y viceversa, formando parte del reflejo de vigilancia.

El bostezo se caracteriza por una única e incontrolada inhalación profunda con la boca abierta con gran separación de mandíbulas, la lengua extendida hacia abajo y la faringe dilatada, lo que incluye un estiramiento de gran número de músculos faciales. Se entornan o cierran los ojos y se inclina la cabeza hacia atrás implicando a los múscluos del tronco, siendo también frecuente el estiramiento de brazos.

Además de los mamíferos también bostezan los reptiles, los peces, los anfibios y las aves: todos los vertebrados.
Entre las características de los bostezos se pueden citar:

   1. Si se reprime o evita, el proceso resulta insatisfactorio, incluso molesto.
   2. No se puede interrumpir una vez iniciado pues posee una intensidad característica.
   3. Se contagia.

La que más llama la atención es la referente al contagio. Verlos, oírlos o incluso pensar en ellos puede desencadenar el mecanismo del bostezo.

Aunque no se sabe el motivo con exactitud, parece ser que el bostezo es un medio para comunicar a otros el cambio en las condiciones del entorno o del interior del cuerpo, como una manera de sincronizar comportamientos, en lo que puede ser un mecanismo residual de un comportamiento gregario. Así es una herramienta social, el medio por el que se coordinan la horas de sueño del grupo.

Aunque todos los vertebrados bostezan, sólo los humanos y los chimpancés tienen un bostezo contagioso, al ser dos especies que han desarrollado una complejidad social superior al resto.

 En personas esquizofrénicas o con autismo, que presentan una merma en la empatía y en la capacidad de comunicación, el bostezo por contagio está prácticamente anulado.

 Como el bostezo puede expresar mensajes antisociales (aburrimiento, rechazo, cansancio…) se intenta disimular el bostezo cubriendo la boca con la mano.

7 comentarios:

  1. Es curioso lo del bostezo, la verdad. Sobre lo de cubrirse la boca con la mano, yo leí en algún lado que se hacía porque se pensaba que al abrir tanto la boca, el alma podría escapar y por eso se ponía la mano sobre la boca para tratar de retenerla.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  2. NO SOY DE BOSTEZAR MUCHO

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué increíble! Leo la palabra bostezo y estoy bostezando.

    También los trastornos hepáticos producen bostezos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Betty, me encanta bostezar.Curiosamente este finde he leido un articulo sobre el bostezo,casualidad o causalidad, supongo que son las energias,en el articulo se decia que el bostezo podria ser la raiz neurologica de la empatia, en fin se seguira oyendo hablar del bostezo, y mientras todos a bostezar, que contagioso es...........
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Y aquí http://jimeneydas.blogspot.com/2009/09/bostecemos.html les presento dos recetas para provocar el bostezo, jeje

    ResponderEliminar
  6. Hola Betty!

    Me pasa como a Julia, que con leer sobre el bostezo ya se me está abriendo la boca, jajaja.

    Cuando era pequeña, tuve una maestra que se quedaba medio adormilada en su silla cuando era invierno, entraba el solecito por la ventana y dábamos la lección. Y cuando bostezaba, rápidamente se santiaguaba. Tiempo después descrubrí que era por lo que apuntaba otra amiga más arriba: porque se creía que al bostezar se escapaba el alma....

    Menos mal que no es así, porque con los bostezos que llevo dados en este rato ya me hubiera quedado sin alma varias veces, jajaja.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  7. Dicen que se contagia por las "neuronas espejo". No sé...
    Un abz.

    ResponderEliminar

Namasté!!