1 de noviembre de 2010

Aprendiendo juntos: Curiosidades sobre Elvis Presley

Todos los que conocieron a Elvis Presley en los inicios de su carrera coinciden en que era un chico sencillo y modesto, pero absolutamente preocupado por su aspecto.
Con sus primeros dólares se compraba trajes en Lansky’s, una pequeña tienda de Memphis donde el dueño le traía modelos en tonos rosas y blancos sólo para él.
Con el paso de los años, su gusto se fue haciendo cada vez más barroco: le apasionaban las joyas, los trajes de cuero ajustados, grandes cinturones… Y, cuando ya estaba en el estrellato contrató al sastre de Frank Sinatra, que fue el artífice de sus trajes con capas, que imitaban al Capitán Trueno.
Su tupé, perfectamente esculpido, fue sin duda una de sus principales señas de identidad. “Me fascinaba mirar cómo se peinaba por la mañana”, recordaría su amigo, el músico Jimmie Rodgers Snow. “Usaba tres aceites diferentes para el pelo.
  En la parte delantera, una cera muy fuerte para el tupé, un tipo de aceite para la parte de arriba y vaselina atrás. Decía que era la única forma de que el pelo cayera perfecto mientras actuaba”.

En casa como en ningún sitio

Cuando comenzó a ganar dinero, su única pretensión era comprar una casa para sus padres. Y eso es lo que hizo en 1957, cuando adquirió la casa más famosa del mundo: Graceland.
Con 18 habitaciones y un espectacular jardín, el cantante buscaba sobre todo que su madre se sintiera cómoda y feliz, por lo que mandó construir un gallinero donde Gladys daba de comer a sus animales. La mansión, decorada por George Golden, es un batiburrillo de estilos recargados, que van desde la psicodelia de la “habitación de la televisión” al aspecto selvático de la “estancia salvaje”.

La casa siempre ha producido una atracción irrefrenable sobre sus fans, y cuando todavía Elvis vivía en ella ya peregrinaban hasta sus puertas. Es el caso de Bruce Springsteen que trató de saltar la valla de la mansión en 1976 –aunque fue detenido– o Jerry Lee Lewis, que pistola en mano, se plantó en la puerta de Graceland en noviembre de 1976, afirmando que quería matar al Rey. Aunque era su hogar principal, Elvis tenía otras casas, como la de Bel Air, donde sus invitados más celebres fueron los Beatles, que acudieron a la casa en 1965. Cuando los de Liverpool entraron en ella, se encontraron con Elvis tirado en un sofá, tocando el bajo y contemplando la televisión sin sonido. “Sé que Paul, Ringo y George estaban tan nerviosos como yo”, recordaría después John Lennon. “Éste era el chico al que habíamos mitificado durante años. (…) Sin embargo, Elvis hizo lo posible para que nos sintiéramos como en casa”.

Las aficiones de Elvis

Además de su pasión por las armas, el cantante desarrolló un sorprendente afán por las placas de policía auténticas; de hecho, esta afición le llevó hasta la propia Casa Blanca. El 21 de diciembre de 1970 se producía en el Despacho Oval una reunión buñueliana. Richard Nixon decidió recibir a Elvis, después de que éste se plantara en las puertas de la Casa Blanca con una carta en la que le pedía al Presidente una entrevista y le enviaba como regalo una Colt 45 con siete balas de plata. Preocupado por la decadencia de una juventud enganchada a las drogas, el cantante solicitó al Presidente una placa de agente federal de lucha antidroga. Nixon, herido de muerte por la desastrosa guerra de Vietnam, pensó que una foto con Elvis podía otorgarle publicidad entre los jóvenes. Así, el cantante logró su placa oficial y Nixon la instantánea deseada.

Ana Ormaechea

7 comentarios:

  1. Cuando lees historias de personajes que han conseguido éxito, fama, dinero, reconocimiento, muchas otras cosas, te dejan la sensacion de un gra vacio e infelicidad, ¿qué será lo que tiene la fama, el poder o la popularidad? todos se quedan algo o un mucho tocados, al final lo mejor el interior.
    Besos y una buena semana

    ResponderEliminar
  2. QUE BIEN LO QUE HA DICHO AUTOCONOCIMIENTO,TIENEN TODO(?) PERO QUE PASARA?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por gustarte lo que he dicho, pero sabes lo que pasa, que con el dinero y la fama es lo mismo que con la comida si te llenas al final enfermas porque te sienta mal. Como dice la gente sabia, no es mas feliz el que mas tiene sino el que menos necesita.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante !

    Oyeeeee, podrías quitar a la bruja esta que sale por aquí abajo ???? Me da mal rollo :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. la brujita????? pero si es divina!!!!
    no seas malo thot! dejala que se pasee un rato si? jajja

    Autoconocimiento, comparto tu punto de vista,

    Galle, beso grande!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Michael Jackson es otra estrella cuya historia nos hace sentir más lástima por su persona que otra cosa...

    http://cocteldecuriosidades.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Me gusta leer la historia de gente que alcanzó fama o poder,porque noto que en el comienzo ellos no son diferentes a nosotros,tienen sueños,proyectos,una vida,pero cuando alcanzan sus sueños la vida se les desdibuja,creo que es como estar flotando en diferentes niveles,cuando estás muy abajo pierdes todo porque hay vientos muy fuertes,y arriba pasa igual,es tan fuerte todo,tan frenetico que si o si terminas perdiendote,el resto del mundo estamos en una vida mas o menos calma,eso si sintiendo que allá arriba se vive mejor pero la verdad es que no es así,estar arriba implica que debes mantenerte ahi,y es dificil,por eso sufren tanto,me encantó leerte! un abrazo"!

    ResponderEliminar

Namasté!!