26 de febrero de 2011

Germinar semillas

Un joven soñó que entraba en un supermercado recién inaugurado y, para su sorpresa, descubrió que Jesús se encontraba atrás del mostrador.

- ¿Qué vendes aquí? - le preguntó.

- Todo lo que tu corazón desee - respondió Jesús.

Sin atreverse a creer lo que estaba oyendo, el joven emocionado se decidió a pedir lo mejor que un ser humano podría desear:

- Quiero tener amor, felicidad, sabiduría, paz de espíritu y ausencia de todo temor - dijo el joven-. Deseo que en el mundo se acaben las guerras, el terrorismo, el narcotráfico, las injusticias sociales, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos.

Cuando el joven terminó de hablar, Jesús le dice:

- Amigo, creo que no me has entendido. Aquí no vendemos frutos; solamente vendemos semillas.

"Convierte en frutos las semillas que hay en ti".

4 comentarios:

  1. Sabiduría reflexiva... para recoger hay que sembrar o ir allanando el camino... para que todo fluya mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Simplemente maravilloso.

    Buen finde Betty, besos!

    ResponderEliminar
  3. Nadie es suficientemente honesto para saber que necesita semillas que germinen y se conviertan en frutos bellos y sabrosos, todos creen tener el fruto, el problema lo tienen los otros que no los ven.
    Algún día seremos capaces de cultivar bellos campos llenos de semillas hermosas y llenas de amor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. estupendo!! dios nos dio atributos, hay que hacer de ellos lo mejor dentro de verdad y justicia de dios, dificil, intentemoslo

    ResponderEliminar

Namasté!!