25 de abril de 2011

El abedul

Me dijo el abedul: Estoy limitado en la forma, pero no en el espíritu.
Si miras bien, verás a Dios entre mis ramas, en mi tronco y en mis hojas. Pero lo que ves oscurece tu visión.
Lo que tú ves actúa como un velo que te impide ver realmente. Lo que ves no es más que el reflejo de tu propia inconsciencia, y lo será mientras sigas atado a tu individualidad, mientras no hayas entregado todo tu ser a las estrellas, mientras pienses que todavía puedes existir.

Existir, la gran ilusión. Tú no existes, yo no existo, ninguno de nosotros existe. Sólo cuando seamos conscientes de la no existencia podremos ver realmente. Aunque, cuando se llega a ese punto, ya no hay persona alguna que ver porque ya no hay distancia entre el que ve y el que es visto, ya no hay nada que ver, nada que experimentar, hay existencia común y simultánea. Sólo está la libertad última, la libertad de ser y de ya no existir.

¿Por qué quieres distanciarte? ¿Por qué quieres separarte? ¿Para asumir tú solo la responsabilidad de todas las prerrogativas del Universo? El Universo no lo permitirá. Si lo haces, también tú te perderás, y serán vanos tus intentos de volver a encontrarte. Sólo obtendrás sufrimiento, desesperación y muerte.

Y, así, morirás a menudo a ti mismo, hasta el momento en que, habiéndolo abandonado todo, incluso el sentido de tu propia individualidad, acabes encontrando… el abedul que yo soy… en ti.

Fuente: Victoria

3 comentarios:

  1. Anda morena!...un enlace a mi blog.¡Que maja!!
    Merci!!
    Has visto mi nuevo blog?
    http://overtherainbow2-victoria.blogspot.com/
    "Más allá de la ilusión".

    Me he mudado de casita. Ahora estoy poblada de hadas y gnomos y demás seres de los bosques. seguro que hay por ahí alguna brujilla.
    Besotes Betty

    ResponderEliminar
  2. Hoy cuando paseaba por el campo entre abedules, tejos, nogales, pinos, cipreses, pensaba mucho en el cuento y creo que entender la no existencia física como algo más espiritual nos elevaría a todos a un plano más armónico y sereno, cuando observas a los arboles tan majestuosos, sobrios y llenos de vida simplemente estando te dan tanta serenidad.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar

Namasté!!