3 de abril de 2011

La fábula de la lechera

Vendió la lechera su cántaro de leche.

Con el dinero se compró una gallina y unos huevos.

Vendió los pollos que al paso del tiempo reunió, y adquirió una ternera.

Con ella formó un hato. Lo vendió para comprarse una casa.

Y cuando tuvo casa no le fue difícil encontrar marido.

Pero el marido le salió mala cabeza. Por su culpa la lechera tuvo que vender la casa.

Con el dinero compró un hato. Pero no le fue bien, y le quedó una ternera solamente.

Nada le daba el tal animalejo, de modo que lo vendió y se compró unos pollos.

Se le murieron todos, y terminó con una sola gallina que ni siquiera ponía huevos.

-Estás acabada -le dijo alguien.

-No es cierto -respondió la lechera-. Tengo otro cántaro de leche. Con eso volveré a empezar.


Que nada ni nadie nos desaliente...Somos nosotros los únicos que podemos elegir: Bajar los brazos ó seguir peleando.

La vida no es fácil a veces...Pasamos por pruebas difíciles, pero siempre debe existir en cada uno de nosotros la fuerza necesaria que nos permita levantarnos y seguir caminando...

4 comentarios:

  1. Supongo que la fábula de la lechera tiene muchas interpretaciones, la tuya me gusta, es alentadora y positiva, que falta nos hace, vivir consiste en seguir, aprendiendo y rectificando, disfrutando y soñando, yo la fábula de la lechera me la se de otra manera, iba a por leche soñando en lo que iba a conseguir cuando la vendiera, pero tropezó y se le rompio el cantaro, pues eso que las ilusiones no se rompan cuando la realidad no cumple con las expectativas esperadas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. LA ESPERANZA, ILUSION NO DEBE PERDERSE NUNCA!

    ResponderEliminar
  3. LA ESPERANZA, ILUSION NO DEBE PERDERSE NUNCA!

    ResponderEliminar
  4. GRACIAS BETTY POR CONTARME LA FABULA QUE EN ESTE MOMENTO QUERIA ESCUCHAR !!
    BESOS AMIGA !! TE QUIERO !!

    ResponderEliminar

Namasté!!