15 de agosto de 2012

El dolor de espalda


La espalda representa el sostén y el soporte de la vida. Es el lugar que me protege si me siento impotente frente a una persona o una situación (doy la espalda)
Si mi peso es excesivo, si carezco de “respaldo” o si no me siento bastante “respaldado” (afectivamente, monetariamente, etc.), mi espalda reaccionará en consecuencia y con ciertos dolores. Puedo tener la espalda ancha y ser capaz de recibir o inclinarme.
Un dolor de espalda indica que quiero quizás salvarme de algo colocándolo detrás mío, porque es con mi espalda que olvido las experiencias que me causaron confusión o pena.
Pongo todo lo que no deseo ver o dejar ver a los demás.
Estoy profundamente herido, me siento incapaz de expresar estas emociones bloqueadas o de liberar ahora las energías retenidas en los lugares que me duelen!
Una espalda flexible pero fuerte, indica cierta flexibilidad y apertura mental contrariamente a las rigideces dorsales que significan orgullo, poder y negación a ceder.
La postura adoptada, da indicaciones sobre lo que vivo y sobre mi modo de transigir con las situaciones de mi vida: si estoy en reacción frente a la autoridad, si quiero tener razón frente a alguien o frente a algo, voy a “tensar la espalda” por orgullo. Si, al contrario, vivo sumisión, si tengo miedo, si me siento débil, voy a “curvar la espalda” y cuantas más grandes sean mis preocupaciones, más “me dolerá la espalda”.
Acepto que la vida me sostenga en cada instante?
Ciertas personas integran mejor las dificultades de la vida, ya sea mediante la escritura, el diálogo o el intercambio.
Elijo el medio que mejor me conviene y dejo que la vida fluya en mí
Trabajemos, sanemos, reconozcamos, y aceptemos, las diferentes emociones, pensamientos, juicios y criticas causantes de esta dolencia que se manifiesta y padecen un porcentaje altísimo de la población de la tierra. —  Teresa Lewin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!