21 de noviembre de 2012

Nada mas para agregar...


La justicia es el principio mas elevado de la ética.
No estamos para cometer o permitir injusticia para que lo bueno pueda venir; no estamos para violar los derechos de unos pocos para que la mayoría pueda beneficiarse.
La esclavitud permite esto.
El trabajo infantil permite esto.
La mayoría de los ejemplos de injusticia social permiten esto.
Pero no la filosofía de los derechos animales, cuyo principio más elevado es aquél de la justicia.
Nadie tiene derecho a beneficiarse como resultado de la violación de los derechos de otro, tanto si el "otro" es un ser humano o cualquier otro animal.

Las razones para la intervención legal a favor de los niños se aplica con la misma fuerza en el caso de estos desafortunados esclavos - los (otros) animales.

John Stuart Mill
(1806-1873)
Filósofo, político y economista inglés

Fuente: Yo defiendo la vida animal

1 comentario:

  1. tanta pena verlos trabajar en sus caros tan delgados con orejeras y lastimados , una crueldad ilimitada! namaste querida amiga !!

    ResponderEliminar

Namasté!!