29 de enero de 2013

Calmar la mente



Observe a su mente desapasionadamente; esto es suficiente para calmarla. Cuando está serena, usted puede ir más allá de ella. No la mantenga ocupada todo el tiempo. Deténgala —y solo sea.Si usted le da reposo, ella se serenará y recobrará su pureza y su fuerza. El pensamiento constante la extenúa.
Fuente: Danza a la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!