23 de enero de 2013

Cierto...

Se apaga el asombro, cuando dejamos de creer en las maravillas y nuestro mirar se vuelve mecánico, inconsciente..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!