10 de octubre de 2014

Otro truquito!

Seguro que muchos de ustedes notan cierto olor a cerrado cuando se van de vacaciones y dejan la casa cerrada varios días, o en las típicas casas de veraneo que permanecen mucho tiempo sin abrir. Cuando entramos en este tipo de espacios, lo normal es que nos reciba un olor un poco desagradable y bastante incómodo.

Así, si estamos en invierno o en un día lluvioso, ventilar la casa no va a ser posible, pero tenemos otra opción. Consiste en mojar una esponja con agua y dejarla en una taza o tazón, de manera que poco a poco el agua se irá evaporando e irá absorbiendo ese olor a cerrado. Si cuando la esponja se haya secado seguís notando el olor, solo tendran que volver a mojarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!