18 de diciembre de 2014

MIRADA DE ANIMAL



Principiante compañero de este viaje al que llamamos Vida…

¿Quién me mira detrás de tu mirada, a través de esos ojos sin malicia que avergüenzan a mi mirada humana?

¿Quién te mueve, quién te impulsa, quién te habita?

¿Quién se irá de ti cuando te mueras?

¿Llevando qué experiencias, qué misterios?

¿Para qué simple o profundo aprendizaje gozas y sufres silenciosamente?

Tal vez sea Dios el que te necesita para jadear, retozar y acoplarse,

jugar y desangrarse a través tuyo.

Animal, tú que observas este mundo sin interpretaciones ni prejuicios:

¿Qué realidad es la real? ¿La que percibes con tus sentidos limpios de opiniones, o la que mi intelecto juzga cierta?

Tú cumples bien con tu breve destino: ves cuando miras, oyes cuando escuchas, estás presente con toda tu esencia.

Tú no te jactas de espiritualidades.

No pretendes ser: eres el que eres.

Apiádate, animal, de mi ignorancia: tú que vibras a pleno y que te exaltas, enséñame el secreto de la Vida: a entregarme con tu misma inocencia para que Dios me encuentre disponible.

Virginia Gawel, 1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Namasté!!